martes, 25 de septiembre de 2012

Desarrollo de un plan estratégico





Es posible que Ud. esté en este momento, comenzando una nueva jornada de trabajo.
También es muy factible y no por culpa suya, sino por mandato de la necesidad, que Ud. otra vez esté totalmente ocupado en resolver los temas urgentes y no los asuntos importantes, los que hacen a la proyección futura de su negocio. Es así que Ud. recibe: el saldo de sus cuentas bancarias, los vencimientos del día, las solicitudes de compras, los listados de cuentas a cobrar, las órdenes de pago y los cheques para su firma.
También seguramente deberá atender a un cliente importante, que le solicitará la posibilidad de que le otorgue un descuento; o, a un empleado clave para su estructura, que le planteará la necesidad de un aumento en sus remuneraciones. De esta forma, Ud. está consumiendo su tiempo escaso en el manejo del día a día, sin tener muchas veces en claro la perspectiva sobre las consecuencias o la repercusión de las decisiones que tome hoy.
Por supuesto que Ud. cuenta con un Contador, que le brinda con total exactitud y esmero, la información contable, previsional e impositiva que Ud. necesita para cumplir con todas las reglamentaciones vigentes. Sin embargo, debemos separar las cosas, esta es una información imprescindible, pero es histórica, refleja el pasado.
La Contabilidad cumple adecuadamente con su rol.
Ahora la pregunta es: quién se ocupa de predeterminar los futuros escenarios, en los cuales se decidirá el destino y la supervivencia de su empresa? quién define su estrategia para adaptarse a estos posibles escenarios futuros, anticiparse a su competencia y lograr auténticas ventajas competitivas ? quién evalúa con profundidad los puntos fuertes y débiles de su organización, las oportunidades y amenazas que se presentan en el entorno en el que actúa y toma las decisiones adecuadas para minimizar los riesgos y aprovechar mejor la situación esperada ? Es probable que nadie lo haga: Ud. porque no tiene tiempo, ya que la rutina lo agobia y le consume todas sus energías y el Contador porque en realidad no es esa su función.
Sin embargo, nadie es enteramente culpable: cada uno atiende las prioridades que le fija el hoy.
Pero operando de esta forma, casi inevitable en el marco de su situación actual, uno pierde la inmensa y creativa posibilidad de imaginar el futuro y establecer acciones concretas para que su empresa se desempeñe con éxito, no quede relegada y asegure su supervivencia y crecimiento, dentro de un mundo cada vez más turbulento, cambiante y globalizado, con una velocidad en las modificaciones de la tecnología, los requerimientos de los consumidores y las reglas de juego en general, nunca antes vista.
La solución para el caso aquí expuesto, es la realización de un trabajo de relevamiento integral, de un diagnóstico estratégico, que indique cual es su situación real actual, y a partir de ahí poder sugerirle escenarios posibles para el futuro, dentro de los cuales, mediante el desarrollo del planeamiento estratégico, su empresa pueda desenvolverse ventajosamente frente a la competencia actual y potencial.
Vayamos por partes: primero la propuesta es efectuar un análisis detallado de los contextos que influyen en el desempeño de su organización.
Luego, un estudio de las características del sector en que Ud. interviene, evaluando la oferta (su competencia) y la demanda (sus clientes), con sus distintas interacciones.
Por último, una focalización en la consideración de todos sus factores internos (estratégicos, operativos, administrativos, tecnológicos, humanos, comerciales y políticos) para poder ver con claridad en qué situación se encuentran hoy.
Con todos los elementos descriptos hasta aquí, se puede determinar un diagnóstico estratégico actual de su empresa.
Posteriormente y sobre la base de lo evaluado en las etapas anteriores, se estará en condiciones de imaginar escenarios futuros y recomendarle los cursos de acción, que lo situarán en una posición ventajosa, para maximizar su competitividad y rentabilidad.
La idea es ayudar a formar un modelo mental, adecuado a los tiempos actuales, que le permita agudizar su percepción global, desarrollando su visión para permitirle detectar las oportunidades y amenazas presentes y latentes, al mismo tiempo que conocer con objetividad las fortalezas y debilidades de su organización, para poder palanquear sobre ellas su acción con vista al futuro.
Esta acción prevista, no es otra cosa que su plan estratégico, que tendrá como objetivos: asegurar su posicionamiento buscado en la mente de sus clientes, aprovechar las oportunidades y evitar las amenazas, mediante el uso de sus fortalezas y la minimización de los efectos de sus debilidades y, como consecuencia de lo anterior, desarrollar una ventaja competitiva que le permita ser exitoso y rentable.
Este proceso necesita forzosamente de una interacción entre la estructura y la cultura de la organización, que provoquen un patrón integrado de comportamiento (comprensión, aceptación y compromiso), que refuerce la posibilidad del éxito de nuestra estrategia, al ser un elemento conocido y compartido por todos los miembros de la organización.
A partir de la toma de una decisión respecto del camino a seguir y su efectiva aceptación, solamente le restará su comunicación, puesta en marcha y continuo seguimiento.
Fuente NEWSLETTER Nº 124. – ENERO DE 2012. - BARTAK – BOZZALLA & ASOC.
--------------------------------------
Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestros Blog
Gestión y Dirección de Empresas Familiares http://gestiondeempresasfamiliares.blogspot.com
Gestion de PYMES
http://gestiondepymes.over-blog.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada